Los más de siete mil transportistas de la provincia del Santa, región Áncash, evalúan dejar las protestas en las calles para implementar la justicia popular, así lo expresó el dirigente Líder Saavedra Paredes.

Dijo que este tema será tratado por los hombres del volante, quienes repudian el asesinato del conductor Pedro Arroyo Padilla a manos de unos marcas.

Saavedra expresó que la Policía Nacional ha demostrado incapacidad para controlar la delincuencia. “Ya no queremos llorar más muertes, vamos a tomar la justicia por nuestras propias manos”, sostuvo el dirigente, quien agregó que en los últimos meses tres transportistas han sido asesinados y uno ha quedado paralítico.

Mientras tanto, los restos del conductor Pedro Arroyo fueron sepultados en el cementerio Divino Maestro de esta ciudad.

Lea más noticias de la región Áncash