RPP/Juan Galv

Miles de personas acuden hasta hoy a los cementerios de Talavera, Andahuaylas y San Jerónimo, ciudades del Valle del Chumbao, región Apurímac, a visitar a sus seres queridos.

Es el Día de los Muertos en que se acostumbra llevar flores a los camposantos, donde la familia evoca el pasado y las costumbres de sus seres queridos que ya no se encuentran a su lado, con la animación de conjuntos musicales, comidas y bebidas.

Desde la madrugada, las calles adyacentes de los cementerios se encuentran llenas de carpas y puestos de alimentos, a ello se suma la presencia de comerciantes que ofrecen flores a precios altos, lo que origina protestas.

La fecha es motivo de reencuentro familiar, en que se disfruta de una variada gastronomía típica como el cuy chactado, lechón, papas nativas, la chicha de jora y los maicillos.

Lea más noticias de la región Apurímac