/Juan Galv

Un menor de edad murió luego de caer a un abismo de 250 metros, en la comunidad de San Juan de Cula, en el distrito de San Antonio de Cachi, en la provincia de Andahuaylas (región Apurímac).

El hecho ocurrió cuando el pequeño de 12 años, identificado con las iniciales JATQ, pastaba su ganado, y en un movimiento en falso perdió el equilibrio en la accidentada zona.

Una brigada conformada por agentes de la policía, autoridades comunales y personal de salud, logró rescatar el cuerpo sin vida de la víctima desde el fondo del precipicio.

Este hecho de dolor se suma al hallazgo del cadáver de otro niño que permanecía desaparecido desde hacía más de un mes en el distrito de San Jerónimo, a tres kilómetros de la ciudad de Andahuaylas.

Lea más noticias de la región Apurímac