Referencial (Percy Bereche)

Tras el robo sacrílego ocurrido en la provincia de Ayabaca; el arzobispo de Piura, monseñor José Eguren Anselmi, manifestó su profundo dolor por este hecho condenable, que “además de atentar contra la imagen del Señor atenta contra la fe y la devoción de millones de piuranos y peruanos”.

Eguren Anselmi ruega a Dios que perdone a los que han cometido este robo sacrílego y asimismo exhorta a los delincuentes a que devuelvan a la brevedad posible las joyas sustraídas.

“Para ello pueden hacerlo en cualquier parroquia, con cualquier sacerdote que garantizará la confidencialidad de la devolución”, declaró el arzobispo.

Finalmente expresó su solidaridad y oraciones al pueblo de Ayabaca y a monseñor Daniel Turley, obispo de Chulucanas, en cuya jurisdicción eclesiástica se encuentra el Santuario de Nuestro Señor Cautivo.

Monseñor Eguren dijo que “confía que hechos como estos no se vuelvan a repetir más en nuestra región y nuestro país”.

Lea más noticias de la región Piura