Carlos Quintana

Como toda región existen mitos y leyendas que trascienden, en el caso de la provincia de San Ignacio (Cajamarca) destaca la leyenda del cerro Campana, el cual se encuentra ubicado en el norte de la ciudad.

La forma del cerro Campana es caprichosa y esto lo convierte en un atractivo especial, pues en la parte superior se puede apreciar la figura de una bella mujer, a quien se la puede ver sentada sobre un sillón.

Los pobladores de la zona cuentan a los visitantes que debajo de las rocas que forman la figura de una bella dama, nace agua cristalina, la cual a pesar de las fuertes precipitaciones pluviales, no se enturbia.

Cuenta la leyenda que entre las aguas nacientes de estas rocas, algunas veces, se puede ver un ave pero pequeña, de oro, la cual se divierte nadando por estas aguas, y para quienes la ven se convierte en una tentación, por ello cuando la quieren atrapar, las personas pierden la razón.

Desde tiempos inmemoriales se cuenta que en el cerro Campana existía una hermosa ciudad, pero sus ocupantes se enemistaron con el jefe de otra tribu, quien no soportó esta enemistad y herido en su amor propio, buscó la ayuda de un brujo, para encantarlos y convertirlos en roca.

Desde ese entonces se cuenta que el jueves o viernes santo, quien camina por el cerro Campana, se puede escuchar que los gallos cantan, el sonido de una campana y también una banda de músicos.

La provincia de San Ignacio es una de las trece provincias que conforman el departamento de Cajamarca, y su principal característica es la riqueza natural de sus atractivos turísticos y limita al norte con el Ecuador, al este con la región Amazonas, al sur con la provincia de Jaén y al oeste con la región Piura.

Circuito turístico agroecológico

Los pobladores recomiendan hacer el circuito turístico agroecológico, que comprende el jardín Etnobotanico-Municipal, parcela agroecológica de la Familia Arias Pesantes, Parcela Agroecológica de la Familia Núñez Ocampos, parcela integral de la Familia Guerrero, Centro de Transformación de Productos Nativos y el Jardín Etnobotanico-Municipal.

Historia de la provincia

Según la historia, la provincia de San Ignacio en un inicio la poblaron las tribus Huaros (zona del distrito de Huarango), Chirinos (a la frontera con Ecuador), Huambisas y Aguarunas (distrito de San José de Lourdes y Huarango), y los Pakamuros (a orillas del río Chinchipe) e igualmente tuvo influencia de las culturas Mochica y Chimú.

La antigua población de San Ignacio se formó en el lugar denominado Barbascal, siendo el primer pueblo ubicado a orillas del Río Chirinos o Miraflores que fue bautizado por el Capitán Español don Juan de Porcel Padilla, con el nombre de Santa Águeda; cercano a este lugar se encuentra aun los cimientos de la primera iglesia a orillas de la quebrada de cortamari.

El 12 de mayo de 1965, se crea la provincia de San Ignacio, como integrante del departamento de Cajamarca por ley Nº 15560, promulgada por el entonces presidente Fernando Belaúnde Terry.

Por: Luis Asencio

Lea más noticias de la región Cajamarca