Pese a que la Ordenanza Municipal N° 014-1999 prohíbe la quema de muñecos y fija una multa a las personas que incumplan la norma; muchos cajamarquinos hicieron caso omiso a esta disposición y salieron a las calles a quemar sus muñecos.

Los efectivos de serenazgo nada pudieron hacer debido a que la población se oponía a que se lleven sus muñecos; en algunos casos, ciudadanos en estado de ebriedad intentaron agredir a los serenos que terminaban por retirarse para evitar mayor violencia.

En horas de la madrugada se observó una nube de humo que cubría la Ciudad del Cumbe dejando un olor a humo producto de la gran cantidad de muñecos que se quemó por costumbre al recibir al año nuevo y despedir al año viejo.

Lea más noticias de la región Cajamarca