Henry Urpeque

La directora de la Unidad de Gestión Educativa Local de Chiclayo (Lambayeque), Zoyla Uriarte González, informó que hasta el momento 40 profesores, mayores de 65 años, se niegan a abandonar sus aulas y continúan asistiendo de manera normal a los colegios, pese a que su plaza ya ha sido cubierta por otros docentes.

“Tenemos este problema de los profesores renuentes a dejar sus aulas porque señalan que han presentado un recurso de amparo y ha sido admitido por el Poder Judicial, pero mientras no se les brinde la razón en esta instancia, ellos no podrán volver a los colegios porque ya se ha contratado otros profesores”, explicó la funcionaria.

Detalló que el viernes pasado se culminó con la adjudicación a 150 profesores que están reemplazando a estos docentes; sin embargo, falta culminar el proceso con la contratación de otros 100 docentes más.

Puntualizó que los docentes podrán seguir asistiendo a los colegios o a sus aulas, pero no serán remunerados por cualquier acción educativa que realicen mientras sus amparos no sean revisados y se emita alguna resolución judicial.

Se conoció que algunos docentes cesados empezaron a abrir pequeñas escuelitas en sus casas para no desarraigarse de sus labores como maestros.

Lea más noticias de la región Lambayeque