RPP/ Henry Urpeque

El exjuez Ricardo Ponte Durango cumplió un año suspendido del Poder Judicial por sus presuntos nexos con la banda criminal “La Gran Familia”, y dijo que durante todo este tiempo no se ha respetado el debido proceso y tampoco se han valorado sus argumentos, que buscan desligarlo de esta organización delictiva.

El exmagistrado sostuvo que los jueces sustanciadores del Órgano de Control de la Magistratura (Ocma) no han revisado con rigurosidad su caso, pese a las sólidas pruebas de su defensa que buscan desacreditar su nexo con la banda que lideraba el prontuariado delincuente “El viejo Paco”.

“Ya no hay más diligencias que hacer en este caso, he hecho mis argumentos de defensa, he sustentado con doctrina, jurisprudencia y se sigue dilatando mi reposición al Poder Judicial, en los próximos días viajaré a Lima para agilizar esta separación que me está afectando demasiado”, indicó.

Ponte Durango dijo que en su caso se actuó con insania y con mala intención, con el firme propósito de hacer daños a su destacada trayectoria en el Poder Judicial. Incluso no descarta que un reo de peligrosas bandas que purgan condena en Lima este detrás de su separación.

“Tengo una trayectoria penal donde he puesto condenas muy duras, esto quizás ha enfurecido al hampa, porque mi caso no puede reducirse a lo que dijo un colaborador”, añadió.

Puntualizó que ya ha solicitado la variación de la medida cautelar que lo separa de sus funciones como magistrado titular.

Lea más noticias de la región Lambayeque.