RPP/Henry Urpeque

Pese a la prohibición hecha por las autoridades, un muñeco de paja que se quemó el pasado 31 de diciembre, casi origina la muerte de un niño de seis años, esto debido a que un cohetón explotó en su pecho y le mutiló tres dedos de su mano derecha.

El hecho ocurrió en la calle Los Alamos de la ciudad de Lambayeque, el último 31 de diciembre al promediar las 11:40 minutos de la noche, cuando todos se preparaban para despedir el año viejo, el menor salió de su casa y pasó frente a unos muñecos de paja que ya se estaban quemando.

De manera fortuita uno de los cohetones, que había sido colocado al interior de una botella de plástico, salió disparado e impactó en el pecho del pequeño, con la desesperación el niño trató de quitar el pirotécnico de su cuerpo, pero este detonó y le afectó una de sus manos.

Su madre que se encontraba cerca lo trasladó de emergencia hasta el hospital Belén, donde los galenos diagnosticaron un daño pulmonar y la cercenación de sus dedos. “Solo pasábamos por allí por donde queman muñecos, todo fue muy rápido, los vecinos me ayudaron, pero ya llegó muy grave mi hijo, ahora está en cuidados intensivos y tiene que ser operado”, indicó la acongojada madre, Patricia Morales Manayay.

El pequeño de iniciales  B.E.M, se encuentra muy grave de salud y se convierte en la segunda víctima por productos pirotécnicos en la región Lambayeque.

Lea más noticias de la región Lambayeque