Pese a la ferocidad con la que fue degollada la pequeña de 12 años, el asesino confeso, el menor de iniciales I.A.V (17), solo será encerrado por seis años en el centro de rehabilitación para menores "José Quiñonez Gonzáles", más conocido como "El escuelín".

Pese a negar todos los cargos en un primer momento y acusar a otra persona, el adolescente de 17 años narró con detalles a la Policía Nacional y al fiscal, Raúl Ticona de la Fiscalía Mixta de Lambayeque que investiga el caso, la crueldad con que asesinó a la menor.

El asesino confeso le cortó el cuello a la niña y además le propinó dos puñaladas en la espalda y cortes en el brazo. Además, escondió el cuchillo y arrojó las prendas a un silo, para evitar ser descubierto.

Incluso los agentes de homicidios detectaron que pensaba fugar a Bagua, con 50 soles que le prestaron en horas de la mañana.

Pese a todos estos elementos, la legislación penal para menores solo considera este hecho como una infracción al delito contra el patrimonio, castigada con una pena no mayor a seis años en el centro reformatorio para menores.

Cabe precisar que fue necesario someterlo a pruebas de luminol para encontrar huellas de sangre en su cuerpo y de esta forma hacer evidente y contundente su participación en el horrendo hecho.

César Barrera Bances, padre del primer detenido, expresó que confió siempre en la inocencia de su hijo, pues se le acusaba sin mayores pruebas.

Lea más noticias de la región Lambayeque