RPP/Rosario Coronado

La tensión continúa en el distrito de Tumán (región Lambayeque), luego de los disturbios que se generaron la cumplirse 36 días de huelga de los trabajadores de la empresa agroindustrial de esta localidad, quienes exigen la salida de la administración judicial y del Grupo Oviedo.

Unas 150 personas, entre trabajadores y sujetos infiltrados, insisten en hacer frente a cerca de un centenar de agentes de la Policía Nacional, quienes desde esta tarde tratan de restablecer el orden en la zona.

Ataque a comisaría y detenidos

El jefe de la Comisaría sectorial de Tumán, Francisco Santillán manifestó que todo se originó por la detención de tres personas, identificadas como: Arcela Zapata Nolberto (37), Daniel Irirureta Ramírez (35), y Guzmán Ángeles Segundo (29).

Indicó que ellos se encontraban generando disturbios y presuntos cobros a transportistas, quienes utilizaban una vía alterna, ante el bloqueo de la vía principal Chiclayo – Tumán. Tras su intervención fueron conducidos a la dependencia.

Minutos más tarde, una turba de hombres y mujeres llegaron hasta la comisaria con el fin de rescatarlos, lanzando gran cantidad de piedras y hasta una bomba molotov, generando serios daños materiales a las instalaciones. Acto seguido prendieron fuego a una motocicleta que se encontraba en los exteriores del recinto, la cual pertenecía a un agente policial.

Tras este hecho, se vieron obligados a dispersarlos con gases lacrimógenos. Aquí detuvieron a una de las manifestantes, reconocida como Lourdes Chimoy Facho (44); sin embargo a escasos metros, un grupo insistía en hacer frente a los agentes, lanzando gran objetos contundentes.

Queman oficina

Luego cuando parecía que todo volvía a la calma, una de las oficinas administrativas de la azucarera, que se ubica en pleno centro de la ciudad y a pocos metros de la filial del Banco de la Nación, fue incendiada y el fuego arrasó con la documentación que estaba guardada, aparentemente eran planillas de los trabajadores.

A los pocos minutos, un grupo de sujetos lanzó una bomba molotov a otra de las oficinas, pero afortunadamente las llamas fueron controladas. Esta situación, motivó una vez más que la PNP utilizará una tanqueta y gases lacrimógenos para alejar a los manifestantes, quienes respondían con objetos contundentes.

Los disturbios propiciaron pánico entre las familias y transeúntes que se mantenían al margen del problema. Los comercios fueron cerrados ante el temor de un posible saqueo.

El dirigente de los trabajadores, Walter Cieza, refirió que mañana miércoles se trasladarán a Chiclayo para participar en una protesta exigiendo al Poder Judicial, el cese de la administración judicial de la azucarera.

Lea más noticias de la región Lambayeque