Una vendedora ambulante se colocó debajo de las llantas de la camioneta de serenazgo de Chiclayo, región Lambayeque, para evitar que los municipales le quiten su mercadería que vendía en los alrededores del mercado modelo.

El peculiar incidente ocurrió en la calle Amazonas y 07 de enero, cuando los municipales decomisaron prendas de vestir que eran vendidas en la vía pública. La mujer para evitar que le quiten sus productos se colocó debajo de las llantas, impidiendo el avance de la unidad.

Fue en ese momento en que se desató la gresca nuevamente entre los municipales y los ambulantes, que persisten en seguir vendiendo sus productos en la calle. "Es un abuso la señora esta embarazada y le han quitado su mercadería, son unos malos, todo tenemos derecho a trabajar", indicó un vendedora.

Los transeúntes lamentaron los abusos que cometen a diario los trabajadores de serenazgo, que en estos primeros cien días han desalojado a más de cinco mil ambulantes de los alrededores del recinto comercial.

Lea más noticias de la región Lambayeque