La Defensoría del Pueblo inspeccionó las instalaciones de la parroquia Santísima Trinidad, las cuales han sido alquiladas desde hace nueve meses al centro de salud 3 de Octubre, ubicado en el distrito santeño de nuevo Chimbote, región Áncash.

La comisionada de la referida institución, Roslyn Villanueva Ramírez, dijo que ha constatado que no existe privacidad para atender a los pacientes en los cuatro improvisados consultorios y que no cuentan con lavatorios para el lavado de manos.

Tras reunirse con el encargado del establecimiento de salud, Francisco Hernández, Villanueva sostuvo que  solicitará a la Subregión Pacífico las copias del expediente de la obra para corroborar si se ha incluido el equipamiento de la posta, tal como se ofreció.

Dijo que según el médico Hernández, la obra, valorizada en aproximadamente 4 millones de soles, será concluida en enero del próximo año.

Los trabajos están a cargo del Consorcio Pacífico, el cual ha sido contratado por el Gobierno Regional de Áncash.

Lea más noticias de la región Áncash