Manuel Sarango

Más del 50% de las viviendas colindantes con la zona conocida como “El zanjón” en Chimbote (región Áncash),  colocaron rejas metálicas en sus puertas y ventanas para protegerse de los constantes robos a sus casas, donde los delincuentes derriban las puertas con enormes piedras.

La ola delictiva también se refleja en los asaltos al paso y la venta de drogas, sostuvieron los vecinos de la zona,  quienes pidieron a la Policía Nacional mayor seguridad y patrullaje. También piden la instalación de una comisaría rodante.

En tanto, en el mercado  Las Malvinas,  ubicado a pocos metros del centro de Chimbote, más del 50% de los  602  comerciantes instalaron cámaras de video vigilancia para garantizar  la seguridad de sus clientes. Del mismo modo, para identificar a los "carteristas" que cometen sus fechorías y se esconde en este mercado, según indicó el secretario de organización del mercado, Juan  Villanueva Quezada.

Al respecto, el jefe de la División Policial Chimbote, Juan Meyer Velásquez, se comprometió a reunirse con los pobladores a través de sus comisarios y reforzar las Juntas Vecinales las que a la fecha suman 170.

Lea más noticias de la región Áncash