Foto: Difusi
La Municipalidad de Lima clausuró dos locales informales de agencias de transportes interprovinciales que operaban como terminales terrestres en el Cercado de Lima.

Se trata de las empresas Atahualpa SA y Turismo Barranca, cuyas agencias se encuentran en el jirón Sandia.

Inspectores municipales intervinieron los locales, no obstante el personal de estas empresas pretendieron frustrar el operativo. Un chofer logró golpear al personal de Serenazgo al pretender hacer ingresar a viva fuerza el ómnibus al local en cuestión.

La operación tuvo que reforzarse con la llegada de un mayor contingente de personal municipal, cumpliéndose así con la clausura de los locales.

Las mencionadas empresas operan vendiendo pasajes con precios por debajo de las empresas formales, pero sin brindar garantías de seguridad y con vehículos en malas condiciones técnicas.

En el local de la Empresa de Transportes Turismo Barranca personal municipal detectó extintores encadenados y extensiones eléctricas en mal estado, convirtiéndose en grave riesgo ante cualquier incendio.  El local carecía de licencia de funcionamiento y de señalización para el parqueo de los vehículos; además, los baños estaban en deficientes condiciones.

Abogados de las empresas infractoras pretendieron impedir la diligencia, sin lograr su objetivo. Funcionarios de Defensa Civil calificaron a los terminales terrestres de alta peligrosidad.