El Centro Gerontológico San Francisco de Asís del Cusco, alberga a un número considerable de mujeres mayores de edad que, a vísperas del Día de la Madre, buscan en su soledad comprender por qué algunos de sus hijos no se acuerdan de ellas.

La madre superiora invocó a los familiares que recuerden a sus ancianas madres que en esta fecha tan especial esperan un abrazo antes que regalos, el abrazo de sus hijos.

Son solo algunas ancianas las que son privilegiadas y reciben la visita periódica de sus hijos, sin embargo otras, por la edad, ya ni recuerdan sus nombres, pero dentro de su corazón aún guardan intacto ese sentimiento capaz de transformar el amor en vida, y siguen prodigando cariño tierno y dejan este mensaje como clamando un poco de cariño a veces negados por sus hijos.

Lea más noticias de la región Cusco