En inmediaciones del complejo arqueológico de Sacsayhuamán se realizó en Cusco la ceremonia de ofrenda o pago a la tierra, en donde cientos de cusqueños y visitantes de otras localidades participaron con devoción y gratitud a la tierra colocando sus ofrendas en medio del sonido de los 'pututus'.

Los rezos con hojas de coca, para el trabajo, el bienestar familiar, la prosperidad están presentes en la óptica de la cosmovisión andina que busca nuevamente armonizar positivamente en la sociedad y equilibrar las vivencias de los cusqueños con esta sagrada ceremonia.

Por cierto que la fe les devuelve los pedidos a los Apus (grandes espíritus de las montañas) y la tierra se fortalece para dar más frutos para el pueblo. Estos misterios se compartieron hoy tanto en Saqsaywaman como en viviendas de la región.

Lea más noticias de la región Cusco