La empresa Transportadora de Gas del Perú y subcontratistas, como Skanska, Construcciones Modulares y otras, rescindieron “momentáneamente” los servicios a 700 trabajadores que laboraban en la línea de mantenimiento del ducto de Camisea en la provincia de La Convención, Cusco.

Esta determinación sería el resultado del último atentado a tres helicópteros privados, en el aeródromo de Kiteni, por elementos narcoterroristas.

El personal que  trabajaba, hasta la anterior semana, en las oficinas administrativas de las empresas en Kiteni, Mayugali y otros, son trasladados  en helicópteros a la ciudad de Quillabamba.

Ellos prestaban servicios en las áreas de vigilancia, administrativa y mantenimiento en el ducto de Camisea, infraestructura.

Lea más noticias de la región Cusco