Adelayda Letona

Cerca de 300 pobladores de la comunidad de Lliqlleq, provincia de Calca, Cusco, muestran su consternación ante el robo sacrílego de la imagen de la Virgen Inmaculada Concepción, patrona de esta localidad, la misma que fue desprendida de su altar.

La venerada imagen de un metro de altura aproximadamente tenía puesta su corona de plata. La vestimenta presentaba bordados con hilos de plata y oro, joyas diversas como anillos, aretes y otros objetos de alto valor.

Al conocerse de la penosa noticia, los devotos salieron en su búsqueda por los cerros, poblados más cercanos, acompañados por agntes de la la Policía Nacional del Perú, sin ningún resultado hasta el momento.

Trascendió que el último 08 de diciembre la virgen Inmaculada Concepción fue celebrada con pomposidad. Los moradores señalan que en esta celebración vieron a gente sospechosa, lo que hace presumir que fueron estos sujetos quienes perpetraron el robo, rompiendo los candados de la puerta principal del templo colonial.

Lea más noticias de la región Cusco