Grave se encuentra un estibador que fue quemado vivo por un chofer y ayudante de la empresa Selva Sur, quienes lo confundieron con un ladrón y tras rociarle y hacerle beber gasolina le prendieron fuego, en el sector de Mazapata en la vía Cusco-Quillabamba.

Debido a la gravedad de sus heridas, los médicos de Quillabamba dispusieron su transferencia a la Unidad de Quemados del Hospital Regional del Cusco para su respectivo tratamiento y recuperación.

En tanto, su pareja y cinco menores hijos, se encuentran desesperados, ya que la víctima era el único sostén de su hogar y llenaba la canasta familiar trabajando como estibador.

A los autores del execrable hecho, solo se les conoce con los apelativos de “Cusqueño”, “Perro” y “Caballo”, quienes continuarían trabajando de lo más normal en el terminal terrestre del Cusco, al no haber sido identificados plenamente. La policía exige los nombres para las capturas.

Lea más noticias en la región Cusco