La ingeniera Sonia Maribel Pinedo Ureta, fue designada como nueva directora de la Oficina Regional Lima del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), en reemplazo de Bertha Chacaltana Condori, mediante una resolución, informó dicha institución.

Señaló que con 11 años y 4 meses en la institución, la flamante funcionaria trabajó en las áreas de Seguridad y Tratamiento, además de ocupar diversos cargos en los establecimientos penales de Huancayo, Mujeres de Chorrillos,  Lurigancho y Miguel Castro Castro.

Su nombramiento fue decidido por el Consejo Nacional Penitenciario, tras aceptar la renuncia de Alejandro Castro como director de la región Lima, quien había sido nombrado en reemplazo de Bertha Chacaltana.
             
De otro lado, los profesionales del INPE señalaron que el vínculo madre-hijo es un factor que ayuda en la rehabilitación de las personas privadas de su libertad.

Es por ello –señalaron- se promueve en todos los establecimientos penales encuentros no sólo con las madres sino con la familia, a fin de involucrarlos en el tratamiento penitenciario.

El tratamiento que realiza el INPE para rehabilitar a los internos toma en cuenta el vínculo madre-hijo y reconoce su importancia, pues crea un nexo muy fuerte entre ambos.

De allí la importancia de contar con ambientes especiales para que las internas puedan asumir su rol de madres en mejores condiciones con sus recién nacidos.

Ejemplo de ello es el penal de Mujeres de Chorrillos (Ex – Santa Mónica) que cuenta con el centro de educación inicial "María Parado de Bellido" en donde a diario 48 niños (de 0 a 3 años) reciben atención especializada (educación, nutrición, estimulación temprana, entre otros).

La cantidad de madres que conviven con sus hijos al interior de un penal, a la fecha, es de 185 (entre peruanas y extranjeras) y el de niños es de 189, distribuidos en penales de las ocho regiones del INPE, encontrándose el mayor número en la dirección regional Lima (67 madres y 68 niños).

-ANDINA