Foto: RPP/Juan Cabrejos

Un total de 400 viviendas que tenían conexiones clandestinas de agua potable fueron detectadas en tres asentamientos humanos del distrito de Pimentel, provincia de Chiclayo, por personal de la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento (Epsel).

Las conexiones clandestinas, que habían sido acopladas desde la matriz, estaban instaladas en varios inmuebles de San Jerónimo, Los Jardines y Perla del Pacífico, las mismas que fueron cortadas por personal de Epsel que llegó al lugar acompañado de efectivos policiales.

Ante la oposición e insultos por parte de los pobladores, los funcionarios de Epsel les manifestaron que deberán solicitar a la Municipalidad Distrital de Pimentel la formulación del proyecto de agua potable y alcantarillado para que cuenten con el servicio.

Lea más noticias del Perú en la sección Nacional