Doce adolescentes se fugaron hoy de un centro juvenil de rehabilitación en la ciudad de Pucallpa (Ucayali), en la selva central de Perú, pero la mitad de ellos fueron detenidos horas después por sus custodios, informó el Poder Judicial.

Tal como ocurrió en la víspera de Año Nuevo con la fuga de 27 internos menores de edad en Lima, los jóvenes aprovecharon un descuido de los agentes de seguridad en el Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Pucallpa para evadirse esta mañana.

Un comunicado de la Corte Suprema de Justicia informó que uno de los internos transgredió una valla de seguridad y luego abrió la puerta principal del establecimiento para escapar junto a otros once jóvenes que hacían ejercicios físicos de rutina en esa zona.

"La rápida reacción del personal del Centro Juvenil permitió la recaptura de seis de los adolescentes y se espera que en las próximas horas ocurra lo mismo con los restantes", indicó la Corte tras anunciar una exhaustiva investigación para determinar y sancionar a los responsables de esta fuga.

Las autoridades del centro juvenil comunicaron del hecho a la policía nacional, la fiscalía, y a los jueces de familia responsables de los proceso en los que están implicados los menores evadidos.

El pasado 31 de diciembre se escapó del centro juvenil conocido como "Maranguita" en Lima un grupo de 13 adolescentes, entre los que estaba uno de los sicarios juveniles más peligrosos del país, conocido como "Gringasho", de 17 años.

Al día siguiente, el 1 de enero, escapó otro grupo de 14 internos del mismo centro, lo cual generó un escándalo por la inseguridad reinante en ese lugar, ubicado en una zona residencial de Lima, y los reclamos de los vecinos para que sea trasladado a otro lugar.

La policía logró detener a 25 de los 27 evadidos de "Maranguita", incluido el temido "Gringasho", que fue derivado a un centro transitorio hasta que cumpla la mayoría de edad en marzo próximo.

EFE