El electo alcalde de la provincia de Chiclayo (Lambayeque), David Cornejo Chinguel, dirigió su primer discurso a la ciudadanía como autoridad edil oficial y fue muy enfático en señalar que luchará frontalmente contra la corrupción y el facilismo, heredados de la gestión saliente.

El burgomaestre dijo textualmente: “No tendremos más trabajadores ociosos y perversos, no más cutreros o coimeros, se terminó la corrupción, la extorsión”.

Cornejo ofreció, como lo había hecho en campaña, declarar en emergencia la ciudad por 100 días para una reestructuración y anunció que no habrá despidos arbitrarios de obreros, servidores CAS o trabajadores municipales.

Entre las dos de sus más importantes propuestas, fue el cambio del nombre del Satch (Servicio de Administración Tributaria de Chiclayo) por el de Centro de Gestión Tributaria, que tendrá en estos primeros 30 días una reestructuración a nivel administrativo logístico y humano.

Además, la recuperación de áreas libres como la del paseo Los Héroes, donde actualmente se ubica el hospital de la solidaridad. “Chiclayo será  el adonis del norte del Perú, no más la ciudad cochina y corrupta, que nos dejaron”, agregó.

Lea más noticias de la región Lambayeque