RPP/ Henry Urpeque Neciosup

Lo encontramos por el parque de la ciudad de Chiclayo (Lambayeque) paseando como un niño normal y tomándose fotos con todos.

Gonzalo el niño gigante que sorprendió a todos por su enorme estatura de 2 metros ahora es un joven que vive con normalidad, escribe poemas, juega con sus amigos de barrio y pronto irá a la universidad.

“Estuve casi un mes por Lima, me hicieron tratamientos sobre todo para mis vistas y el corazón, pero todo está normal, solo que los médicos me han dicho que creceré unos cuantos centímetros más por mi enfermedad” contó mientras posaba para el lente curioso de algunos fotógrafos de a pie.

La vida durante todo este tiempo no ha sido fácil para él, que ahora ya es todo un jovencito con 16 años, su estatura le impedía ir a la escuela, jugar con los otros niños y salir a pasear.

“Voy a estudiar Marketing, pero lo que más me gusta es ser Bartender esta semana espero inscribirme y empezar, la gente ya no me mira tan extraño, y si lo hace ya no les hago mucho caso, quiero salir adelante” agrega mientras hace una pausa, y es que el síndrome incurable de Marfan, hace que se agote mientras habla.

Gonzalo Terrones Ospino, más conocido como "Gon" es optimista con su futuro, aunque sabe que su mal es incurable, quiere ser feliz y además pide el apoyo de las autoridades para seguir con su tratamiento que por ahora es costo y no puede ser costeado por sus abuelos que lo cuidan.

Lea más noticias de la región Lambayeque