Alejandro Jarata Puma, de 40 años y su esposa Bertha Valentina Marin Tapia, de 39 años, fueron encontrados muertos dentro de un pozo en la comunidad campesina de  Collana, jurisdicción del distrito de Cabana, provincia de San Román (región Puno).

Según sus conocidos, ambos habían asistido a una fiesta de matrimonio y a su retorno, cayeron al agujero pues no lo habrían divisado por la oscuridad de la noche.

Hasta ese sector se trasladó el fiscal Efrain Sumire García quien  ordenó el levantamiento de los cuerpos inertes para ser internado en la morgue de la ciudad de Juliaca.

Lea más noticias de la región Puno