V

Un número aún no determinado de ganado vacuno ha sido devorado por una jauría de 15 a 20 perros salvajes en diferentes caseríos de la provincia de Huaylas, región Áncash.

La gobernadora de la referdida provincia, Mónica Chilca Picón, manifestó que los comuneros de Pavas, Ranca, Pati y del distrito de Pamparomás, denunciaron que los canes han acabado con sus animales y que temen que las próximas víctimas sean los niños.

Refirió que debido a este hecho los integrantes del Comité Provincial de Seguridad Ciudadana se reunirán mañana con carácter de urgencia para tomar las medidas, a fin de evitar que más ganado siga muriendo a causa de los perros salvajes.

Chilca sostuvo que los comuneros están indignados y han advertido que tomarán acciones radicales para acabar con los canes.

"No podemos dejar que la situación empeore. Hay que hacer algo porque los niños también corren peligro”, expresó la autoridad política.

Lea más noticias de la región Áncash