RPP

Ochos casas fueron consumidas por el fuego en el asentamiento humano Villa Hermosa de la ciudad de Casma (región Áncash). 

Según contó Elena Rojas, madre de cinco niños, uno de los menores dejó olvidada una vela encendida, lo que inició las llamas.

Algunos vecinos indicaron que los ranchos estaban deshabitados, lo que hizo que las llamas se expandieran aún más al no haber nadie quien apoye.

El bombero voluntario Kenny Yui Leon sufrió la fractura de unas de sus piernas, cuando intentaba controlar las llamas, siendo evacuado al Hospital Regional de Nuevo Chimbote para su recuperación.

Una de las moradoras, en estado de gestación, también fue evacuada al hospital San Ignacio de Casma.

Los damnificados piden apoyo de las autoridades, para recuperar algunas de sus pertenencias.

Lea más noticias de Ancash