Juliaca ciudad calcetera, perla del altiplano puneño

Debido a su importancia geoeconómica, en 1926 fue declarada oficialmente como la capital de la provincia de San Román.

Juliaca tierra calcetera,  ciudad de los vientos,  perla del altiplano, patria chica de Machuaychas, Chiñipilcos, panzacalas y cogotudos; cada 24 de octubre celebra su aniversario como capital de la provincia de San Román en la región Puno

El distrito de Juliaca, a 3825 m.s.n.m., está ubicado en la parte norte de la provincia de San Román,  al noroeste del lago Titicaca. Ocupa la parte céntrica del departamento de Puno y la meseta del Collao, entre las cadenas occidental y oriental de los andes del sur.

Debido a su importancia geoeconómica, en 1926 fue declarada oficialmente como la capital de la provincia de San Román. Limita por el norte con Calapuja (Lampa) y Caminaca (Azángaro), por el sur con Cabana y Caracoto, por el Este con Pusi (Huancané) y Samán (Azángaro) y por el oeste con Lampa y Cabanillas.

Juliaca hoy en día representa un polo de desarrollo para la región y el sur del país, articulando además la economía con los países vecinos. Concentra la mayoría de las actividades productivas y según la Sunat genera gran parte las rentas a nivel nacional, a pesar del grado de informalidad.

Cosmopolita en la urbe, la presencia de la línea férrea  fue un hecho histórico que ha determinado, junto a otros factores, que Juliaca se forje  junto a su gente caracterizada por su empuje y laboriosidad. Fiel y acogedora, también es conocida como la tierra de las oportunidades.

Reseña histórica

El historiador René Calsín cuenta que diversos estudios multidisciplinarios dan cuenta del milenario pasado de Juliaca,  ocupada hace más de 10 mil años, siendo testigo de diferentes etapas de la historia; entre los que destaca la presencia de la hija del inca Huayna Capac como soberana.

Surgieron las culturas Puquinas (Qaluyo, Pukara,Tiwanaku y Waynarroque), Qolla, logrando prestancia los pueblos Xullaca y Coriwata. Luego llegó la conquiste inca a cargo de Pachacútec, quien  tras varias rebeliones logró insertarlo al imperio del Tawantinsuyo como Qollasuyo.

En 1471, el ejército cusqueño es vencido por los qollas en una fortaleza juliaqueña denominada Huami Pukara. Más tarde, Xullaca se convirtió en pueblo y tambo real. Para la etapa colonial, con la incursión hispana  destaca la construcción del templo Santa Catalina.

Cabe destacar que los juliaqueños participaron de las diversas campañas de emancipación, he ahí su naturaleza rebelde,  luchando por su soberanía y libertad ante la opresión y desigualdad. En la etapa republicana, por los años 1854 Juliaca formó parte de la provincia de Lampa. 

Tuvieron que pasar 52 años de lucha por la provincialización y el 6 de septiembre de 1926, a través de la ley Nº 5463 se crea la provincia de San Román con su capital Juliaca, conformada además por los distritos de Cabana Cabanillas y Caracoto.

Siete semanas después,  el 24 de octubre con toda la solemnidad y la trascendencia del caso se inaugura oficialmente la provincia de San Román, y que lleva ese nombre en honor al Mariscal Miguel de San Román. 

Acontecimientos importantes

Con todo su vigor, los caciques KollaHuaynarroque, Juan Cahuapasa y otros participaron junto a Túpac Amaru II en las gestas emancipadoras contra los españoles. En 1915, Rumi Maqui, instauró su cuartel militar en Juliaca para las sublevaciones campesinas.

No obstante, una de las rebeliones contemporáneas más trascendentales contra la injustica y la opresión sucedió un 4 de noviembre de 1965, cuando la población calcetera con coraje defendió un mejor porvenir para las generaciones futuras; gesta social que marca una nueva historia.

Denominaciones

Según René Calsín, el origen de la denominación  “Ciudad Calcetera” se remonta al periodo prehispánico y la colonia, cuando el arte textil de las juliaqueñas  dotó de indumentarias a viajeros e hispanos relegados, especialmente de calcetas y botas. 

Ciudad de los Vientos. La extensa altipampa juliaqueña  favorece el desplazamiento del peculiar viento altiplánico haciendo flamear los ichus que la adornan.  Y finalmente “Perla del Altiplano” por ser el eje geoeconómico que dinamiza las actividades productivas de la región.

Manifestaciones culturales

Su manifestación cultural más significativa y valiosa es la Q´ashwa de San Sebastián o Carnaval Chico, ejecutada cada 20 de enero; que el 08 de septiembre del 2011  a través de la Resolución Viceministerial 692-2011 fue declarada como Patrimonio Cultural de la Nación.

Esta danza de carácter guerrero y agropastoril , "rica y compleja",  constituye una fuente de identidad porque muestra la supervivencia de la tradición y expresa parte de la historia de Juliaca y la región Puno a través de su tradición oral, música, organización festiva y coreografía.

Está  representada por los Machu Aychas y Chiñipilcos, quienes con el alba se dirigen de los cuatro puntos cardinales hacia sus Apus tutelares Huayna Roque y Calvario, donde sus banderas flamean marcando el territorio de ambos grupos.

También está su carnaval propiamente dicho, el más fastuoso y prolongado porque empieza el 20 de enero con las Q´ashwa de San Sebastián  y se prolonga hasta pasado le miércoles de ceniza. Eventos folklóricos de trajes de luces y autóctonos engalanan esta celebración.

Juliaca en júbilo

Como cada año, las actividades conmemorativas inician antes del mes de octubre con diversos eventos de distinto índole, organizado principalmente por la Municipalidad Provincial de San Román; mientras que días previos a la fecha jubilar se realizan los certámenes de belleza.

Entre el 20 y el 21 de octubre se desarrollan los desfiles cívicos escolares, un días después el Corso de la Integración Andina con la participación de empresas y diversas organizaciones sociales que con danzas y carros alegóricos saludan a esta noble tierra que les da la oportunidad de progresar.

Llegado el día central, previo pago a la Pachamama, con los primeros rayos del sol grupos de estudiantes participan de la Gran Tokoreada Amanecer Calcetero, evento que es organizado pro a Ugel San Román y que concita gran atención por transmitir la esencia del poblador juliaqueño.

Entre otras actividades oficiales se desarrolla la Misa y Tedeum, el desfile de las Fuerzas Armadas y Policiales y concluye con la sesión solemne, en la que el alcalde hará un recuento de su gestión y dará a conocer nuevos proyectos; para beneplácito  o no de la población.

Lamentablemente, estos dos últimos años las celebraciones cobran un matiz distinto en Juliaca, donde una sufrida población en señal  de rechazo a su autoridad edil opacaron las actividades oficiales, dando lugar a una serie de acciones simbólicas de protesta. 

Atractivos

Entre sus principales atractivos están el templo de La Merced ubicado frente a la plaza Bolognesi, el templo Santa Catalina, de estilo barroco mestizo cuya construcción llevó casi 150 años. También está  el convento de los padres franciscanos levantado sobre el cero Santa Bárbara y de estilo greco-romano.

Asimismo están el Cristo Blanco, apostado en la cima del cerro  Huaynarroque, que en suS faldas presenta un paraninfo natural con especie de andenes, siendo uno de los escenarios más bellos, principalmente utilizado para el concurso de danzas “Tokoro de Oro” en carnavales.

El cerro Espinal y sus diversos restos arqueológicos, el Cerro Monos y un museo con reliquias de un milenario pasado cultural aguardan para ser conocidos por ávidos visitantes cautivados por este pedacito de terruño altiplánico.

Por: Zenaida Zea

Lea más noticias de la región Puno