La casa de Vargas Llosa reta al tiempo y a la imaginación

Cada rincón de esta casona en Arequipa, está impregnado de recuerdos e historias del Nobel de Literatura. Hologramas y películas 3D permiten una experiencia única. 

Las viejas paredes de la casona donde nació el escritor Mario Vargas Llosa, permiten al visitante tener una relación más íntima con la biografía del Nobel. No existe mejor lugar en el mundo para aproximarse a la vida del literato, que su ciudad natal y la casa donde nació el 28 de marzo de 1936.

La Casa - Museo se abrió al público el 2014. Está ubicada en la primera cuadra de la Av. Parra, ahora alameda Mario Vargas Llosa, a cinco cuandas de la Plaza de Armas de Arequipa. Es un museo interactivo donde se usan hologramas y películas 3D en 16 salas donde se cuenta la vida del escritor.

El recorrido inicia con un saludo de Vargas Llosa proyectado en un holograma, en una sala ambientada en 1930. Agradece la visita e invita a conocer la historia que lo convirtió en el peruano más importante del mundo.

La habitación donde nació el escritor está decorada al detalle para describir como Dora Llosa Ureta, madre de Mario, dio a luz en una cama antigua ayudada por la matrona Miss Pitcher, personaje que describe en una de sus obras. Allí se proyecta parte de unas escenas grabadas exclusamente para el museo, así como a lo largo del recorrido.

El tren de la vocación describe los inicios en Vargas Llosa en el mundo de la literatura. Su familia llegó de Cochabamba y se instaló en Piura, ciudad donde dirigió la obra de teatro “La vida del Inca”. Años después llegaron los consejos de su maestro Raúl Porras Barnechea, quien le motivó a continuar en la literatura.

En otro ambiente se cuenta su paso por el Colegio Militar Leoncio Prado, sus viajes por Francia y España donde escribió su primera gran novela: La ciudad y los perros (1962).

El burdel que describe en la obra “La casa verde”, también forma parte del recorrido.

Antes de salir de la Casa - Museo, se pueden apreciar varios diplomas, reconocimientos y medallas obtenidas a lo largo de la vida de Vargas Llosa. Luego, su inconfundible voz invade el lugar y se escucha el discurso que ofreció en Suecia cuando recibió el Premio Nobel de Literatura, en el 2010.

 

¿Qué opinas?