La catedral de Trujillo y su inagotable historia de fervor

La catedral de Trujillo se edificó con la energía del pueblo católico norteño para conservar sus más cálidas muestras de fe.
Rolando Gonz

Son muchos los templos de estilos arquitectónicos variados que se pueden apreciar en un país como el nuestro.  No obstante, hay algunas edificaciones religiosas que trascienden a los datos históricos para convertirse en parte indesligable de una ciudad.

Una de estas  construcciones es  la catedral de Trujillo. Basta admirarla desde cualquier punto de la Plaza de Armas norteña,  imponente en todos sus ángulos para percatarse que estamos frente a una obra con matices inéditos.

Para comprender un poco de su longeva historia debemos remontarnos al año 1616 cuando la importancia de la Diócesis de Trujillo origina que se edifique un templo acorde con su rango. Lamentablemente,  un terremoto registrado el 14 de febrero de 1619 destruyó la todavía endeble construcción.

Años después, ya en 1647, se determina reconstruir  el  templo pero esta vez tomando oportunas  precauciones. La edificación adquiere entonces una estructura apaisada y maciza, ideal para soportar los movimientos telúricos que suelen afectar la costa peruana.

Pasaron 19 años para que se concluya la obra y el papa Paulo VI conociendo la enorme devoción imperante en los ritos religiosos decide elevar el templo a la categoría de Basílica Menor. Todo un acontecimiento que recibió el beneplácito de la feligresía norteña.

Recorriendo la catedral de Trujillo no será difícil percatarse que su interior es bastante sobrio. Retablos de estilos  barroco y rococó, matizados de blanco y dorado, adornan los preciosos lienzos procedentes de las escuelas de pintura cuzqueña y quiteña.

Pero, si se trata de admirar retablos que configuran auténticas joyas artísticas, hay uno que destaca por su diseño y ubicación. Es el retablo mayor colocado de manera libre y soberana destinado a lucir su estilo barroco churrigueresco recubierto con pan de oro, único en todo el norte del país y comparable sólo con el que se encuentra en la catedral del Cuzco.

Imágenes Sacras

Los fieles, asiduos asistentes a la catedral trujillana, se solazan con la gran cantidad de iconografías que la adornan. De esta manera, los devotos de Santa Rosa, Santa Teresita de Jesús, San Pedro, San Juan Bautista, Santo Toribio de Mogrovejo o San Valentín, aquel romántico y ejemplar varón considerado también como Patrón de Trujillo, pueden encontrar preciosos lienzos que desafían el paso del tiempo. 

Para quienes no ven colmadas sus ansias de apreciar el arte se les presenta  una oportunidad inmejorable en el museo catedralicio ubicado prácticamente al costado del templo. El recinto, que congrega un importante número de visitantes nacionales y extranjeros, alberga innumerables obras religiosas en oro y plata concebidas en la época virreinal.

Muestras de fe

Con el transcurrir de los años, la catedral de Trujillo ha sido el núcleo de las muestras de fe más impactantes. La llegada de la Virgen de la Puerta de Otuzco y el mar humano que la acompañó por calles y plazas o el multitudinario recibimiento del Señor Cautivo de Ayabaca procedente de Piura son momentos inolvidables en el devenir religioso.

Durante Semana Santa los templos de la ciudad primaveral lucieron abarrotados de público, cada uno con su particular muestra de contemplación en pos de acercarse al supremo hacedor. Si bien estas fechas resultan ideales para elevar una plegaria, lo cierto es que nunca será tarde para acercarse a la divinidad y que mejor que el ambiente siempre acogedor de la catedral de Trujillo, un lugar con imborrables historias de fe.

Por: Jorge Rodríguez