Juan Cabrejos

Decenas de feligreses católicos participan en la misa en la iglesia Santa María Magdalena de Ciudad Eten (Lambayeque ) y de una procesión que lleva de regreso al Niño del Milagro hacia su santuario ubicado cerca de la playa esta localidad.

Según algunos documentos y testimonios recogidos en la historia. Durante los primeros cien años de la colonia, los sacerdotes luchaban contra las costumbres de la población Mochica que continuaba adorando al sol, a la luna y a las diversas manifestaciones de la naturaleza.

En esa época se inició a usar las custodias de oro en forma de sol radiante y así la población Mochica fue identificando a Cristo Eucaristía con el sol. Posteriormente, a través de la evangelización se les fue enseñando la existencia de Dios.

El Niño Jesús apareció en la hostia consagrada en la noche del 2 de junio, víspera del Corpus Christi y aproximadamente a las 5 de la tarde del 22 de julio de 1649, por lo que El Vaticano declaró a Eten como la Tercera Ciudad Eucarística del Mundo.

Este año la población, ya no sólo de Eten, sino de toda la región, recordó ese milagro con una serie de actividades culturales, cívicas, deportivas y religiosas que se iniciaron el 22 de julio y culminó hoy con el ingreso del Niño del Milagro a su santuario.

Lea más noticias de Lambayeque