Carmen Huam

El fiscal anticorrupción del Santa, Laureano Añanca Chumbe, quien tenía a su cargo el caso "La Centralita", consideró que no existe ningún sustento para que el prófugo empresario Martín Belaúnde se convierta en colaborador eficaz.

Dijo que según las investigaciones que realizó su despacho, Belaúnde es uno de los cabecillas de la presunta organización criminal que lideraba el expresidente regional de Áncash, César Álvarez Aguilar y precisó que en ese caso jurídicamente no es posible que el empresario acceda a esa pretensión.

Precisó que el prófugo de la justicia tendría que presentar elementos convincentes que demuestren a la Fiscalía que solo era un colaborador y que no tomaba decisiones, para ser considerado colaborador eficaz, sin embargo, esto no podría darse porque él sí tomaba decisiones, precisó.

Añanca también dijo que la separación de Christian Salas del cargo de Procurador Anticorrupción, es perjudicial para quienes están comprometidos en la lucha contra la corrupción. “Salas tuvo una intervención preponderante en caso "La Centralita". Todo cambio genera un desfase en la investigación”, sostuvo.

Añadió que a pesar de no tener a su cargo el sonado caso, los procesados Rafaela López Pineda y Juan Cortez Bravo, sobre quienes pesa una orden de prisión preventiva por ser los presuntos testaferros de la periodista Rosy Olivares, han presentado un hábeas corpus es su contra.

Al parecer, buscan la nulidad de la orden de prisión, finalizó el magistrado.

Lea más noticias de la región Áncash