Juan Galv

Más de mil hectáreas de cultivos fueron dañados en lo que va del año debido a las lluvias, granizadas, ventarrones, huaicos y deslizamiento de cerros, registradas en las provincias apurimeñas de Andahuaylas y Chincheros.

Así lo dio a conocer la Dirección Subregional Agraria destacando que las plantaciones agrícolas afectadas son la papa, el maíz, el trigo, el frejol, el haba, la alfalfa, los frutales y hortalizas durante la presenta campaña agrícola. 

Las pérdidas económicas ascienden a cerca de un millón de soles y 1587 familias campesinas han quedado damnificadas.

Se espera la atención inmediata de seguro agrario, así como el apoyo de parte del Gobierno Regional de Apurímac.

Lea más noticias de la región Apurímac