Más de 500 médicos que cumplen con la huelga nacional indefinida llegaron a la Plaza de Armas de la ciudad de Puno para realizar el lavado de banderas como parte de su protesta.

Los galenos también procedieron a quemar dos ataúdes con los nombres de la ministra de Salud, Midori de Habich, y del presidente regional, Mauricio Rodríguez.

Durante el acto, el presidente de la Federación Médica Regional del Puno, Roel Oré Quispe, y sus compañeros amenazaron con entregar los hospitales de no obtener solución a sus demandas.

La movilización empezó en el hospital regional, luego recorrieron las calles de la localidad, y finalmente llegaron a la plaza.

Lea más noticias de la región Puno