RPP/Henry Urpeque Neciosup.

El presidente de la Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque, ingeniero Otto Zoegger Navarro, reconoció que los graves hechos de corrupción heredados en la gestión pasada, sumada al caos, desgobierno y completo abandono de la ciudad de Chiclayo, han originado que los inversionistas viren sus pretensiones a otras regiones vecinas como Piura, Trujillo y Cajamarca, y encaminen allí sus productos inmobiliarios y empresariales por mayor seguridad.

El representante del empresariado lambayecano reveló que los grandes inversionistas han perdido la confianza en Chiclayo (región Lambayeque) y grandes proyectos que se pensaban iniciar quedaron estancados y frustrados por temor de los capitales extranjeros.

“Tenemos conocimiento de inversionistas chilenos que pensaban ampliar proyectos inmobiliarios, galerías, restaurantes, centros comerciales, que no se van a realizar por ahora, porque ahora el inversionista lo piensa mucho y  prefiere ir a una zona más segura”, indicó.

Zoegger Navarro manifestó que desde los últimos dos años la economía chiclayana sufre una desaceleración notoria y con cifras lamentables, que esperan revertirse a futuro.

“Estamos hablando de por lo menos 10 millones de dólares que se han dejado de invertir por el negativo panorama y la desconfianza que se vive en la ciudad, recordemos que esto empezó con las obras inconclusas, ahora la corrupción. Estamos hablando de la peor crisis que hemos vivido y que esperamos recuperar con el proyecto Olmos”, agregó.

Puntualizó que, los negocios ubicados en el centro históricos bajaron en un 30 % por todo este clima de olvido en el que vive la ciudad. “Los hoteles, galerías, restaurantes y otras tiendas han bajado demasiado sus ingresos, calculamos que por lo menos 17 mil negocios son los afectados”, finalizó.

Lea más noticias de la región Lambayeque.