Padre de policía desaparecido en Bagua dice sentirse ´decepcionado de la PNP´

Felipe Bazán Flores busca a su hijo desde hace diez días y aún no encuentra rastro alguno. Señala sentirse un ´padre atormentado´.

Felipe Bazán Flores, padre del mayor PNP Felipe Bazán, efectivo desaparecido tras los hechos de violencia suscitados en Bagua el viernes 5 de junio, dijo pasar el peor Día del Padre de su vida y ser el hombre más triste e impotente, tras manifestar sentirse decepcionado de la vida al no encontrar los restos de su vástago ni saber dónde murió.

"Un día me dicen que está vivo y otro que murió. Voy a esperar hasta que Dios me dé fuerzas. Y le pido a Dios que me alumbre un momentito y me diga sí pasó esto y me voy tranquilo", comentó. 

Felipe viajó hace diez días a la zona denominada como la "Curva del Diablo", lugar donde fue visto por última vez su hijo, y  pese al intolerante sol, recorre a pie todos los días incontables kilómetros, todo con la ilusión de encontrar algún rastro.

En entrevista al programa "Cuarto Poder", Felipe Bazán, se mostró frustrado por la ineficiente labor de búsqueda que efectúa la Policía, por lo que instó a las autoridades del sector que asuman sus responsabilidades, cumplan su palabra y no se laven las manos.

"Usted general (Luis Mugurusa-jefe de la Dinoes) me dijo que sin Felipe no se iba, así lo encuentre vivo o muerto y no ha cumplido nada. Dónde está la  fidelidad. Son jefes y se lavan las manos como Poncio Pilatos. Hay que ser hombrecitos y ser buenos jefes", reclamó con voz resquebrajada.

Bazán Flores, completamente agotado y en llanto dijo que el no encontrar a su hijo lo convertirá por el resto de sus días en un padre atormentado. Pese a ello, manifestó que continuará con la búsqueda hasta que la fuerza lo acompañe.

Los enfrentamientos entre efectivos y nativos dejaron oficialmente 34 muertos. El cuerpo del mayor PNP, Felipe Bazán, es el único que no ha sido encontrado hasta la fecha.