RPP/Juan Nunura

Tras la bulliciosa y llamativa marcha de los motociclistas que defienden el uso del “casco cerrado” y que recorrió las calles de Piura y Castilla, poniendo en aprietos a la Policía Nacional por mantener el orden, el regidor Juan Julcahuanga respaldó a los manifestantes y señaló que insistirá en solicitar la derogatoria de esta ordenanza municipal que obliga el uso de ‘cascos abiertos’.

“Esta es una ordenanza absurda. Se está afectando la integridad física de las personas y por tanto se atenta contra la salud. En caso de un accidente este casco abierto simplemente no los protege. Pese a la oposición que dimos, los colegas regidores hicieron espíritu de cuerpo y aprobaron", indicó.

"Ellos no están midiendo las consecuencias. Que el índice delincuencial va bajar por esta ordenanza es una falacia, el delincuente de todas maneras se disfraza. Vamos a insistir en la derogatoria y también tomaremos los otros medios como recurrir al Poder Judicial para que se interponga una medida cautelar”, agregó.

Por su parte, el motociclista Guillermo Trelles expresó que con esta manifestación pública esperan que el regidor Miguel Cueva Celi, propulsor de la iniciativa municipal, no los minimice y tome en cuenta la solicitud de derogatoria de la ordenanza que los podría multar hasta con el 8% de la UIT; es decir, 308 nuevos soles.

Los motociclistas finalizaron su protesta en el frontis de la catedral de Piura. Antes había recorrido las calles de Piura e intentaron ingresar al centro; además de atravesar Castilla en un recorrido que puso en aprietos a la policía ya que cambiaban intempestivamente la ruta de su recorrido.

Lea más noticias de la región Piura