Luego que se conociera de que miembros de la comunidad de Curilcas, Ayabaca, habrían torturado a seis de las personas que acompañaban a los trabajadores mineros que perecieron en la sierra de Piura, Arnulfo Neira Peña, presidente de la Comunidad de Curilcas, deslindó responsabilidad con respecto a este hecho.

El comunero fue enfático en asegurar que los que quienes realizaron esta tortura fueron los miembros de la comunidad de Yanta e indicó que incluso estos últimos les intimidaron para que no den pase a los efectivos policiales para que continúen con el rescate de los trabajadores.

Neira Peña indicó; además, temer por su vida pues refirió que por ayudar a buscar a los trabajadores perdidos teme que los ronderos de Yanta puedan atentar contra su vida, es por ello que solicitará garantías ante la gobernación.

Lea más noticias de la región de Piura