Cada 1 de agosto, antes de que los primeros rayos solares irradien, la gente de la ciudad de Juli, capital de la provincia de Chucuito, suele trasladarse hasta las orillas del lago Titicaca para recoger piedrecillas planas que se asemejen a las monedas.

Algunos suelen subirse los pantalones o polleras para ingresar al Titicaca, a fin de conseguir las piedritas redondas, pues según las costumbres es una señal de hallar fortuna.

Para ese propósito, la gente se traslada hacia las playas de Juli, en el barrio internacional Chojchoni.

En tanto, otro ascienden al Santuario de San Bartolomé y otro alquilan un combo y cincel por la suma de dos soles, para extraer trozos de piedra del sector conocido como “la boca del sapo”.

Dicen las creencias que quien obtenga grandes trozos, tendrá una buena situación económica durante el año venidero; sin embargo, los que no lo logren no la pasaran bien económicamente.

Luego de conseguir las piedras y rocas, se realiza el acto de la challa de lo conseguido, ritual donde necesariamente debe haber vino, alcohol, coca, mistura, serpentina y cerveza.

Después de tres semanas, se inicia la celebración del "Señor Justo Juez”, festividad que es esperada por los lugareños.

En dicha fiesta, la familia pasante invita a la misa del milagroso apóstol San Bartolomé, considerado como el santo patrono de la ciudad de Juli.

La misa se realiza alrededor de las diez de la mañana del 24 de agosto y la gente pide que les derrame mil bendiciones a su hogar, familia, negocios y trabajo.

Sin embargo, el  22 de agosto, a partir de las nueve de la mañana, se cumple con la tradicional matanza de ganados ofrecido por el alferado, familiares, padrinos y acompañantes.

Al día siguiente, el 23 de agosto, desde las cuatro de la mañana se realiza la tradicional albas en honor al apóstol San Bartolomé, y en horas de la tarde se realiza la recepción y bienvenida a las bandas que acompañarán la festividad.

Alrededor de las cinco de la tarde se realiza la entrada y colocación de ceras en el Santuario del apóstol San Bartolomé, en el cerro Anqar Qullu. Luego, a las ocho de la noche se registra la habitual vísperas y ponchada ofrecido por los alferados 2013, en el lugar de costumbre. Al promediar las nueve de la noche se concretiza la quema de fuegos artificiales

El día central de la festividad, desde las cinco de la mañana se realiza la salva de 21 camaretazos. A las nueve de la mañana se inicia la partida en caravana rumbo al Santuario del apóstol San Bartolomé. Luego se realiza la misa y la procesión de la sagrada imagen.

Pasado el mediodía, continúa la fiesta con la presentación de grupos en el lugar de Cruz Pata.

Según Gilmer William Sardón Litardo Exalferado, esta festividad seguirá siendo una solemnidad de tradición cultural, católica, costumbrista y layquista, en vista que todos los feligreses y fieles devotos de este apóstol se concentran en esta parte del planeta tierra para pedir muchas peticiones.

El 25 de agosto se visita a los flamantes alferados del año 2014 y luego  el retorno al local de los alferados pasantes 2013.

Es así que esta fiesta no solo acaba el día 26 de agosto, sino que continúa en los locales de los alferados. El día 27, y el 30 de agosto se empieza otra vez con las tradicionales albas de la festividad de la octava del apóstol San Bartolomé.

El día 31 de agosto, los alferados y devotos otra vez se concentran en el local del alferado de la octava, así como en el santuario de apóstol.

Gracias a estos alferados, año tras año hacen que esta fiesta sea de lo mejor y con lo mejor.

Estaría de más nombrar a todos los alferados, pasantes devotos y fieles seguidores de las enseñanzas del apóstol San Bartolomé, a quien se le conoce también como “El Justo Juez”.

Por: Patty Condori

Lea más noticias de la región Puno