Referencial

Aterradores casos son investigados por las rondas campesinas de la provincia de Carabaya (región Puno), donde ha trascendido la existencia de una especie de banda de descuartizadores que habrían victimado a más de 13 personas para trabajos de chamanería o pagos en las minas.

Según refirió el presidente de las rondas campesinas de Carabaya, Ciprian Rivera, en la víspera se capturó en el distrito de Coasa a Segundino Ñaupa, quien está sindicado como otro de los presuntos cómplices del denominado descuartizador de Macusani, Florencio Chura Monroy.

Por su parte, el ciudadano Eduardo Pelayo, señaló que los restos hallados no serían de la esposa del descuartizador Florencio Chura, sino de su hija que hace varios años desapareció y que para entonces tenía 22 años de edad.

Los lugareños afirman que estos supuestos chamanes asesinan por lo general personas jóvenes  y llevan su corazón y cabeza para realizar pagos en las minas; razón la que no se habría encontrado parte del cadáver de Maruja Perales, ex esposa del descuartizador, quien ya está en la cárcel por su asesinato. 

 

Lea más noticias de la región Puno