Referencial

En las provincias de Carabaya y Azángaro, región Puno, los afectados por la contaminación de la cuenca Ramis suspendieron el paro de 48 horas que habían programado para hoy y mañana exigiendo la interdicción minera.

Los moradores de Progreso, San Antón, Azángaro Asillo y Crucero acordaron dar un plazo de 30 días a las autoridades a fin de que hasta antes del 20 de noviembre realice la interdicción a la minería ilegal.

“Si hasta el 21 de noviembre no se realiza dos o tres intervenciones contra la minería vamos a retomar las protestas”, dijo el dirigente Wladimir Mamani Cruz.

Lea más noticias de la región Puno

 

Sepa más: