Luego de que 300 estudiantes de la Universidad San Antonio Abad (Cusco) se intoxicaran por consumir un almuerzo contaminado, el administrador del comedor del centro de estudios, Juan Francisco Meléndez Nina, indicó que las observaciones se levantan paulatinamente.

Por su parte, la Dirección Regional de Salud señaló que el próximo lunes se realizará una visita inspectiva para comprobar si se levantaron las 10 de las 30 observaciones que quedaron pendientes.

Los alumnos sufrieron de fuertes dolores estomacales y fueron llevados a los hospitales de la ciudad de Cusco con el fin de recibir atención médica especializada, luego de consumir tallarín con pollo y ocopa del comedor.

Lea más noticias de la región Cusco