Foto: RPP (Referencial)
En diálogo con RPP, el abogado Eduardo Roy Gates indicó que en el caso del holandés, Joran Van der Sloot, presunto asesino de la joven Stephany Flores, el gran reto de la Justicia peruana es iniciar el proceso y determinar qué delito ha cometido en base a los efectos de su personalidad psicopática.

Precisó que si es sentenciado por robo agravado con consecuencia de muerte, la pena privativa de la libertad sería de seis a 20 años, en tanto que le esperaría una condena de 15 a 35 años de prisión si se comprueba que cometió asesinato agravado.

En otro momento, cuestionó la hipótesis de que el joven haya llevado a la muchacha al hostal para matarla, pues estaría sentando un precedente de culpabilidad, pero se remitió a las pericias que se realicen a su llegada al Perú.