Rigoberta Menchú y Guillermo Whpei en Ampliación de Noticias | Fuente: RPP Noticias

Desde que Rigoberta Menchú Tum ganó el Premio Nobel de la Paz en 1992 hasta la fecha, la problemática indígena se mantiene. “Para mí no ha cambiado nada”, dijo la guatemalteca en Ampliación de Noticias.

“El silencio de los pueblos indígenas continúa”, señaló Menchú Tum, quien sostuvo que existe una “depredación de la madre naturaleza”, la cual ha minimizado a “laderas ensuciadas” el hogar de muchas personas. Además encontramos una “puerta cerrada en relación a la ciencia, la academia universal” para aquellas personas de comunidades indígenas.

La Nobel de la Paz aceptó que se ha avanzado en la legislación, como es el caso de la Ley de Consulta Previa, la declaración de los derechos universales de los pueblos indígenas, las reformas constitucionales y batallas políticas legales como en Ecuador, Guatemala y Bolivia durante los últimos años.

Sin embargo, “que cambie de verdad el régimen, el esquema racista colonialista, yo veo que no. Tendríamos que hacer una revolución educativa”, afirmó Menchú Tum a RPP Noticias.

Esclavitud del siglo XXI

“¿Pero no se derogó la esclavitud en el año 1800?”, se preguntó Guillermo Whpei, presidente internacional de la Fundación por la Democracia. La respuesta es no, señaló al programa radial. “Hay 40 millones de esclavos en el mundo y en casi todos los países”.

En los estados asiáticos se ve mayoritariamente en la industria textil, pero “Argentina, Perú, Colombia no son la excepción”, recalcó el empresario social.

“Nosotros también tenemos esa imagen que […] la esclavitud son aquellos barcos que vienen de África y en verdad es un delito que ha mutado, se ha transformado, ha cambiado”, señaló Whpei.

En Qatar, sede del próximo mundial, “han muerto aproximadamente 30 000 personas en la construcción de los estadios de fútbol y en los centros de convenciones que están haciendo para el próximo mundial”.

“Es un mundial que va a estar teñido de sangre”, dijo el presidente internacional de la Fundación por la Democracia. Esto ocurre debido a la “cosificación de la persona”, donde “identifican a las personas como algo renovable”.

Salud de la mujer indígena

Rigoberta Menchú espera que las mujeres indígenas puedan aspirar a un mejor sistema de salud. Ellas siguen viviendo “en condiciones de pobreza, de hambre, de abandono, de falta de agua potable”. La corrupción está afectando su salud, expresó la activista. “La impunidad tiene que ver con la violación de las reglas de la democracia y de los derechos humanos”.

Como ejemplo, mencionó el caso de Roxana Baldetti, exvicepresidenta de Guatemala, quien “robó lo que correspondía a once hospitales” y hoy cumple una condena de 15 años en prisión. “América Latina no es pobre, sino se empobreció por un grupo de corruptos de mafias corporativas” quienes usaron los fondos públicos a su favor, señaló la ganadora del Premio Nobel de la Paz.

¿Qué opinas?