La segunda jornada de la visita oficial de los Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, en Perú tendrá este miércoles un marcado acento económico por la voluntad de España de fomentar el comercio bilateral, al considerar que no está al nivel que muestran las relaciones políticas.

Según fuentes españolas en Perú, es llamativo que España sea el primer país inversor en esta nación andina y que el volumen de comercio bilateral sea tan bajo, de poco más de 1.000 millones de euros (1.350 millones de dólares al cambio de hoy) en 2008 y de 720 millones (945 millones de dólares) en 2009, cuando se produjo un bajón coyuntural por la crisis que se espera se rectifique en 2010.

Los principales socios comerciales de Perú son China, Estados Unidos, Japón, Chile o Brasil, y España se sitúa detrás de todos ellos, por lo que hay un potencial de duplicar y hasta triplicar este volumen, máxime teniendo en cuenta el buen momento económico que vive Perú, según el embajador español en Lima, Javier Sandomingo.

El diplomático dijo que en las relaciones comerciales "hay sitio para todos", y el excelente estado de las relaciones políticas también puede ayudar, de ahí la inclusión en la agenda de los Príncipes de un foro empresarial hispano-peruano y de un desayuno con los directivos de las principales empresas españolas en Perú.

Perú vende a España dos líneas de productos principales: minerales de cobre y zinc para ser refinados en España, y alimenticios, tanto vegetales (espárragos, alcachofas, pimientos del piquillo, aguacates) como marinos (anchoveta, pota y harina de pescado, principalmente).

Por su parte, España exporta a Perú fundamentalmente bienes de equipo y de capital y productos para la industria, además de libros. Entre los bienes de equipo destacan los destinados a sectores como la construcción, los ascensores, esmaltes para la industria cerámica y pavimentos.

La balanza comercial ha sido siempre favorable a Perú, que sólo en el último año exportó productos a España por un valor de 523.000 euros (706.000 dólares al cambio de hoy) e importó del país europeo por 197.500 euros (266.000 dólares).

Son varios los sectores económicos donde hay potencial de mejora, dado que el alto crecimiento que se espera este año (en torno al 8,5% del PIB) afectará positivamente a la construcción, las infraestructuras, la energía o las comunicaciones, entre otros.

Por otra parte, España es el primer país inversor en Perú, según la agencia estatal Proinversión: sus cifras de 2009 indican que son españolas un 23% de las inversiones totales en Perú, que en términos absolutos suman 4.292 millones de dólares (3.179 millones de euros al cambio actual).

Según la Oficina Comercial española en Lima, la inversión española es en realidad notablemente superior, pues las cifras se refieren a las inversiones registradas voluntariamente y recogen solo la parte de aportes al capital de empresas o "joint ventures" contractuales, por lo que no se registra la capitalización de las utilidades de las empresas.

Por sectores, las inversiones españolas son especialmente visibles en las telecomunicaciones, bancos, energía e hidrocarburos, con nombres destacados como Telefónica, Endesa, BBVA o Repsol, entre los más grandes.

En los últimos años, y debido tanto al crecimiento económico peruano como a la crisis en España, están llegando al país andino numerosas empresas españolas de mediano tamaño de sectores como construcción, alimentario, "call centers", ingeniería, seguros, consultoría, agroquímica o energías renovables.

EFE