Gina Valera, alumna de la Escuela de la Policía Nacional de Tarapoto reveló que fue ultrajada sexualmente en varias oportunidades por el Capitán PNP Christian Morales Medina el pasado 5 de abril.

Relató que la primera vez fue en una oficina, en cuyo interior había una cama.  Luego de los hechos, la hizo bañarse, eventualmente para borrar algún tipo de evidencia que lo inculpe.  El segundo encuentro ocurrió después de tres días.

La cadete afirmó que no denunció el hecho oportunamente porque esperaba recoger pruebas que lo incriminaran. Sin embargo en su intento de probar su verdad, fue nuevamente violada en la casa del jefe de la Sétima Región Policial de Tarapoto, Javier Uribe Altamirano.

La joven refiere que buscaba obtener una grabación de lo ocurrido, pero al percatarse el capitán Morales de sus intenciones, lanzó lejos el teléfono celular y la llevó a otra de las habitaciones, en momentos en que el general Uribe se encontraba de viaje en Bagua; aunque el  jefe de la Sétima Región afirmó que nunca le proporcionó la llave de su vivienda.

Días después la cadete intentó suicidarse.  Es entonces que el médico legista encontró lesiones en su cuerpo de los ultrajes sexuales y el Ministerio Público hizo la denuncia contra el capitán Morales, cuyo perfil psicológico arroja "proclive a cometer el delito que se le imputa", según las pericias psicológicas a las que fue sometido.

Sus compañeras Gaby Terrones y una joven indentificada como "Carla", también alumnas de la Escuela de la Policía en la zona, rectificaron la versión de la Gina Valera difundida por el programa "Punto Final"; y temen su expulsión de la Escuela.

Respecto de su caso, el juez José De la Rosa Siadén, hoy separado del cargo por irregularidades en su gestión; falló a favor del capitán Morales archivando el caso.