Alrededor de 200 personas entre adultos y niños llegaron en movilización a Trujillo, procedente del centro poblado El Milagro, distrito de Huanchaco, para exigir a las autoridades el retiro de carboneras que contaminan el ambiente.

Los manifestantes llevaron un ataúd donde se lee un mensaje como “respetemos la vida de los niños”. Pues indicaron que muchos de sus hijos son afectados con enfermedades respiratorias y algunos casos con cáncer.

Detallaron que son siete mil personas las afectadas por el polvo negro de las 50 carboneras que se ubican en El Milagro, esperando que las autoridades del Gobierno Regional de La Libertad reubiquen a esas empresas.

El presidente regional, José Murgia ofreció una mesa de concertación para reubicar a las carboneras.

Lea más noticias en la región La Libertad