"Las estadísticas muestran que hay una reducción", señaló la viceministra Cecilia Aldave. | Fuente: World Vision Perú

Según la última encuesta demográfica y de salud familiar, el INEI señaló que el nivel de violencia ejercida por los padres y madres es el doble en la zona rural en comparación con la urbana. En el caso de la madre es de 33.5% y 17.4% en la ciudad. En el del padre es de 32.1% contra 16.1%.

A pesar de los alarmantes números, esto representa un avance. En el 2013, los maltratos de las madre hacia los niños en casa alcanzaban el 42% en el área rural, mientras que en la urbana era de 28.8%. En el caso de los padres era de 42.3% contra 23.2%. En un período de cinco años el nivel de violencia infantil en el hogar cayó 10 puntos porcentuales aproximadamente.

“Las estadísticas muestran que hay una reducción. Deseamos que sea mayor y en eso justamente estamos trabajando”, afirmó la viceministra del MIMP, Cecilia Aldave, en el marco del Primer Foro Internacional de la ONG World Vision Perú denominado 'Avances y desafíos frente al uso del castigo físico y humillante a los niños y adolescentes en el Perú'.

“Este año haremos una nueva medición. El principal desafío para superar este mal es el cambio de cultura en la población. Los patrones culturales están muy enraizados y eso es lo que tenemos que cambiar en padres y madres de familia”, agregó Aldave.

En sintonía con las declaraciones de la viceministra, el INEI también indicó que a menor grado de educación, el nivel de violencia ejercida contra el niño es mayor. Así, en 2018 el 33% de las madres que maltrataron a sus hijos no contaban con ningún tipo de formación, mientras que otro 33% solo tenía educación primaria y el 13.3% tenía educación superior.

Las cifras son muy similares en el caso de los padres. Además, al igual que el primer indicador, estas cifras representan un descenso de unos 10 puntos porcentuales entre 2013 y 2018.

Aldave sostuvo que ya se encuentran elaborando un presupuesto general que incluirá un monto que servirá para luchar contra el maltrato infantil. “El tema de la violencia contra la niñez está incluido en dicho monto, lo presentaremos el próximo año. Sin embargo, se requiere un presupuesto diferenciado y específico para el tema de la desprotección de los niños y adolescentes. Ya lo estamos considerando”, dijo.

La viceministra señaló que la lucha contra el maltrato infantil aún es ardua, a pesar de que ya se ven ciertos progresos. “Tenemos avances, hay ordenanzas municipales, hay una ley, hay un reglamento. Definitivamente son elementos que va a abonar a que las cifras sean mucho mejores respecto a la violencia contra los niños y adolescentes. Pero hace falta lograr alianzas con otras instituciones como empresas privadas, el Estado, los Gobiernos regionales y locales”, indicó.

El coordinador del área jurídica del Instituto Interamericano del niño y adolescente de la OEA, Luis de la Torre, concordó que es importante que se logre cambiar la mentalidad de los adultos que no ven a los niños como sus iguales. “Es importante que los Estados destinen presupuestos para la ejecución de políticas públicas, programas y proyectos que desarrollen para erradicar la  violencia infantil. Sin ellos, la ejecución es inviable y los objetivos no se alcanzan”, afirmó.

¿Qué opinas?