Los vendedores informales realizaron una protesta en el frontis de la Municipalidad Provincial de Trujillo. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Caren Layza

Alrededor de 200 comerciantes informales que fueron desalojados del Jirón Sinchi Roca, en el centro de Trujillo, región La Libertad, protestaron en los exteriores de la municipalidad provincial para exigir al alcalde José Ruiz les permita continuar trabajando en la vía pública.

Representantes de los ambulantes señalaron que si no les permiten ocupar las calles o les brindan un espacio céntrico donde vender sus productos por campaña navideña, continuarán protestando.

"Se preguntan por qué el ambulante vuelve a las calles, porque realmente la autoridad edil no nos da un terreno de reubicación para ir ahí a vender. Nos bota por botar, por eso el ambulante regresa a las calles a trabajar, porque tenemos necesidad. Hemos pasado una pandemia, hemos estado en cuarentena cuatro meses, hemos trabajado dos meses y nos reubican es como si nos dieran otra cuarentena para irnos a nuestra casa", reclamó uno de los comerciantes.

La comerciante Gaby Ávila señaló que seguirán protestando hasta lograr la atención de las autoridades. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Caren Layza

Al respecto, la autoridad municipal señaló que no cederá al comercio informal y que cuenta con el apoyo de la Policía Nacional para salvaguardar el orden en la zona.

Agregó que se ha empadronado a los vendedores y les ofrecieron reubicar en los mercados itinerantes, sin embargo solo algunos aceptaron trasladarse. El asesor legal de los comerciantes, Fidel Urbina, dijo que la municipalidad debería emitir una ordenanza que permita a los comerciantes trabajar en la vía pública.

"Ellos tienen un derecho fundamental que está por encima de cualquier cosa que es el derecho al trabajo. Ellos están acá y son la consecuencia de un mal gobierno, ellos no son los culpables", aseguró.

Los ambulantes permanecieron por más de una hora en en el jirón Orbegozo, una de las calles de ingreso a la plaza de armas de Trujillo. Un contingente policial no les permitía avanzar, hasta que lograron ingresar a los exteriores del palacio municipal donde continuaron su protesta resguardados por personal de la Unidad de Servicios Especiales (USE).